Tercera Parte. La Moda en el Centro del Movimiento por los Derechos Civiles.


Esta es la tercera parte de la serie "La moda en el centro del movimiento de derechos civiles".

África

África es el segundo continente más poblado después de Asia, cubre el 6% de la superficie total de la Tierra y el 20% de su superficie terrestre. Con 1.300 millones de personas, representa aproximadamente el 16% de la población mundial. A pesar de tener una amplia gama de recursos naturales, el continente es el menos rico per cápita en gran parte debido a los legados de la colonización europea en África.

África es un continente con una diversidad lingüística muy alta, se estima que hay entre 1500 y 2000 idiomas africanos.

Todos los idiomas africanos se consideran idiomas oficiales de la Unión Africana. Entre los más populares están el español, inglés portugués, italiano, francés, swahili, árabe.

Apartheid o Segregación racial

El apartheid se caracterizó por una cultura política autoritaria que aseguró que Sudáfrica estuviera dominada política, social y económicamente por la población blanca minoritaria de la nación. Según este sistema de estratificación social, los ciudadanos blancos tenían el estatus más alto, seguidos por los asiáticos y los de color, y luego los africanos negros. El legado económico y los efectos sociales del apartheid continúan hasta nuestros días. El apartheid duró desde 1948 hasta principios de 1990.

Hablemos de moda

Durante el apartheid en Sudáfrica, las mujeres también usaban pantalones cortos y tacones de aguja, y su afro deliberadamente rompia con la tradición. Las mujeres activistas consideraron que la ropa que mostrara sus figuras era liberadora.

Tops, pantalones cortos y tacones muy altos que también podrían usar como arma era la moda liberadora de esos días. Como se esperaba, la policía las enfrentaría violentamente, por lo que se armaron con tacones. Su conciencia del uso dual de sus tacones dice todo acerca de cómo la política y el estilo fueron de la mano durante la era del apartheid.

Revista Drum

Drum Magazine, una publicación sudafricana fundada en 1951, se convirtió en una parte integral durante este tiempo, no había organizaciones que se enfocaran exclusivamente en lo que significaba ser una mujer africana moderna en ese momento.

Drum describió el mundo de los negros urbanos; La cultura, el color, los sueños, las ambiciones, las esperanzas y las luchas.

Al principio, la revista enalteció la cultura gangster y los deportes, los hombres definitivamente jugaban un papel importante, pero la moda y las compras estaban orientadas a las mujeres. Las mujeres eran omnipresentes en el contenido de la revista, su visibilidad creció en la vida pública, social y política de la Sudáfrica controlada por el apartheid. Si bien esto no representaba un movimiento feminista negro, que estaba surgiendo en los Estados Unidos y Gran Bretaña al mismo tiempo, las mujeres sudafricanas estaban aprovechando las oportunidades ofrecidas por la lucha de liberación negra para luchar por mayores libertades.

El mensaje de Drum democratizó el estilo afro potenciando la lucha de las mujeres por el orgullo, el estilo propio y la liberación.

El estilo soul llamado "afro look" fue particularmente importante para las mujeres sudafricanas porque el apartheid restringió muchas otras áreas de sus vidas. Reflejó tanto la política de género de los activistas estudiantiles como una visión de la modernidad africana en una clase floreciente de mujeres urbanas.

Aunque las mujeres compartían el gusto por el aspecto afro, era importante que las activistas se vieran realmente negras. Para hacer una distinción entre personas no activas en la lucha que usaban pelucas, su cabello alisado, cremas para aclarar la piel y maquillaje pesado, las activistas incorporaron en su mensaje la idea del movimiento "Black is Beautiful" que comenzaba a resonar en África en la década de 1970.

Este movimiento comenzó en un esfuerzo por contrarrestar la noción racista en la cultura estadounidense en que las características típicas de los negros eran menos atractivas o deseables que las de los blancos. El movimiento cultural comenzó en los Estados Unidos en la década de 1960 por los afroamericanos.

Dadas las apuestas políticas de esta época, términos como urbano, negro, afro, moderno y élite, que se usaron para describir a las mujeres que lucían el aspecto afro, se convirtieron en un vocabulario de género de transgresión.

Mientras que las mujeres jóvenes usaban ropa para desafiar la tradición celebrando la belleza de su herencia, los funcionarios del gobierno y los miembros mas adultos de la clase media negra estaban condenando a estas mujeres por romper con la tradición y adoptar formas occidentales.

Aparhteid no solo se centró en la economía y la política, sino también en la denigración cultural. Las personas eran segregadas a un barrio empobrecido, por lo que la ropa era una forma muy poderosa de borrar los marcadores de la identidad del municipio, que se consideraba un signo de inferioridad.

En algunas partes de África, la ropa y el estilo de vida nocturno, los ancianos los interpretaban como jóvenes y solteros. La socialité Marion Morel, quien escribió en la columna de la revista Drum "Girl About Town", una fuente de las últimas noticias sobre la vida nocturna y la moda de Sudáfrica, una vez que se comprometió, dejó su publicación enviando el claro mensaje de que el estilo de vida de una mujer casada no debería ser de salir por la noche y vestirse de cierta manera por lo que ella cambió su estilo al tradicional vestido de casa y una mascada en el cabello llamada doek.

La publicidad representaría a las mujeres como financieramente independientes. Modelos, cantantes y otras pertenecientes a la élite luciendo su estilo de vida afro atrajeron a la élite socialmente consciente y las aspiraciones a este estilo de vida vendiendo cremas para aclarar la piel, cremas de belleza, etc. A diferencia de los anuncios de artículos para el hogar que presentaban mujeres con mascadas en la cabeza y el vestido tradicional.

A lo largo de los mensajes de la revista Drum, se alentaba a los lectores a comprar algodón del este de África para apoyar los textiles africanos en lugar de los producidos en otros lugares. Alentaba a los lectores a crear sus propios looks afro con las herramientas que tuvieran en casa.

Porque si no te gustaba la moda, no formabas parte de la élite. Elite tenía un significado diferente en Sudáfrica que en la cultura occidental. En el oeste significaba un marcador de clase, en Sudáfrica significaba una aspiración, un estado que se podía lograr a través del estilo. Modelos de alto perfil, cantantes y actores se encontraban entre la élite en Sudáfrica. Lejos de ser una búsqueda frívola, la moda fue parte de un cambio monumental en la forma en que los africanos se percibían y proyectaban.

Por ejemplo, las mujeres swahili abandonaron la prenda kaniki asociada con la pobreza y el servilismo de la esclavitud por el estampado kanga más colorido que estaba relacionado con la abolición de la esclavitud que simboliza la libertad y la modernidad y una nueva posibilidad social para las mujeres tanzanas.

Thoko "Butterfly" Ngubeni, una socialité de Soweto que aparecía en las portadas de los periódicos, fue asesinada a tiros y decapitada porque se creía que ella compraba su ropa a través de actividades ilícitas como la prostitución. Su estilo afro y su vida nocturna estaban lejos de ser aceptados.

Las mujeres de élite educadas ya eran un problema para los líderes religiosos cristianos, las mujeres urbanizadas como Butterfly eran aún peores. Debido a este desprecio al que fueron sometidas las mujeres, vivirían este estilo de vida nocturno con su look afro liberador, pero durante el día se vestirían en la forma que se consideraba respetable.

Otro aspecto controvertido fue la mini falda que causó mucho debate sobre su origen. Ya sea de África, Europa o los Estados Unidos, este intercambio puso a la moda africana como un pionera en las mesas de discusión.

En Swazilandia, por ejemplo, se prohibieron las minis y los pantalones porque bajaban la moral pública. Incluso tenían que pagar multas si las encontraban usando estas prendas.