La historia del comercio de ropa de segunda mano. Antes, durante y después de la Revolución Industri

El comercio mundial de ropa de segunda mano tiene una larga historia. Hasta mediados del siglo XIX, la ropa de segunda mano era una forma vital de adquirir ropa. Solo a través de la industrialización, la producción en masa y el aumento de los ingresos, el público en general pudo comprar ropa nueva, en lugar de de segunda mano.

Durante los días de la colonia de Europa, se exportaban prendas de segunda mano a las colonias y, localmente, surgieron tiendas de caridad que atendían a los pobres.

Desde la Segunda Guerra Mundial, el comercio de ropa de segunda mano, a nivel mundial, ha crecido considerablemente. Con los problemas ambientales siendo de gran relevancia y tomando en consideración la contaminación que produce la industria de la moda, la gente está aprendiendo a ser más respetuosa con el medio ambiente provocando entre otras cosas que las tiendas de segunda mano se están poniendo muy de moda.

Internet ha sumado fuertemente al comercio en línea de prendas de segunda mano.

Definiciones

Ropa de segunda mano: Prendas de vestir que hayan sido propiedad de otra persona".

Mercado de segunda mano: Según la mercadotecnia: es el conjunto de consumidores que quieren, pueden y están dispuestos a comprar o vender un producto ofertado.

Minoristas de segunda mano: Incluye tiendas físicas, como tiendas vintage / boutiques, tiendas de consignación, tiendas de caridad y tiendas de segunda mano, subastas en línea y métodos de intercambio individual, ventas de garaje, mercados de pulgas, fiestas de intercambio, etc.

Tienda / boutique vintage: generalmente es operada por un propietario privado que vende ropa que no ha sido diseñada recientemente y que proviene de épocas pasadas. La tienda compra todos los artículos de fuentes, reuniones de intercambio y ferias vintage, y revende artículos por una prima.

Tienda de consignación: la tienda toma un porcentaje de ventas a cambio. Las tiendas generalmente venden ropa en buenas condiciones y devuelven los artículos a los propietarios si no se venden después de un período de tiempo designado.

Tienda de segunda mano / caridad: lugares donde se venden artículos donados; la tienda generalmente opera sin fines de lucro, y las ganancias obtenidas de las ventas se destinan a programs sociales. El Ejército de Salvación y Goodwill son un buen ejemplo.

Historia del comercio de segunda mano

El uso de ropa vintage comenzó en la década de 1980, sin embargo, el consumo de ropa de segunda mano se ha registrado desde los años 1200, influyendo en las culturas y la economía en las principales ciudades europeas.

Período Pre Revolución Industrial (1400 - 1700)

Los intercambios de ropa de segunda mano se originaron en los mercados de gremios en varias ciudades europeas.

La ropa recién hecha era un artículo de lujo, disponible solo para los ricos que podían pagar su alto costo. Sin embargo, la ropa de segunda mano se vendía a un precio razonable a la población general que no podía permitirse comprar ropa nueva, y se comercializaba ampliamente en todo el espectro de la clase social.

El gremio para el comercio de ropa de segunda mano se fundó en 1280 en Florencia, Italia, donde apareció el "rigattiere", una clase de gremio que se ocupaba de este comercio.

La ocupación de "rigattiere", - vendedor callejero -, también influyó mucho en el comercio de prendas de vestir en la era del Renacimiento. El Renacimiento es el período en la historia europea que marca la transición de la Edad Media a la Modernidad alrededor de los siglos XV y XVI.

Hay diferencias significativas entre el "rigattiere" y los minoristas de segunda mano de hoy, como el Salvation Army. El "rigattiere" no trataba con ropa "vieja" o "gastada", sino con prendas revalorizadas hechas con ropa usada. Para comercializar las prendas revalorizadas, están debían estar en buenas condiciones suficientes para mantener su valor y durar al menos varios años.

También se han registrado intercambios de ropa de segunda mano durante los siglos XVI y XVII en Venecia.

El término "strazzaruoli" indicaba la clase del gremio que se ocupaba de la ropa de segunda mano en Venecia.

Aunque el gremio tenia que registrarse y seguir las regulaciones, muchas actividades poco sofisticadas o ilegales se asociaron con la ropa de segunda mano.

Por ejemplo, se suponía que el "strazzaruoli" vendía ropa de segunda mano solo de tiendas registradas o mercados públicos, debido al hecho de que las autoridades del gremio tenían que controlar los intercambios de ropa de segunda mano.

Los funcionarios de salud también restringieron los intercambios, ya que se creía que el comercio de ropa de segunda mano propagaban la peste.

Sin embargo, los vendedores no registrados (vendedores ambulantes o vendedores corruptos registrados) re vendían ropa de todas formas.

Los registros indican que a pesar de las restricciones, los intercambios de segunda mano eran fuentes esenciales de ropa entre los florentinos y venecianos antes de que la ropa se produjera en grandes cantidades y se volviera barata.

Período de la revolución industrial (c. 1700 ~ 1850)

En la era de la revolución industrial temprana, antes de que la producción en masa satisficiera totalmente las necesidades de ropa de la población, florecieron los comercios de ropa de segunda mano y se hicieron comunes en Inglaterra con la creciente abundancia de materiales.

Sin embargo, la ropa de segunda mano se intercambió en transacciones irregulares, informales, a pequeña escala, utilizando publicidad propia, de boca en boca y reputación local.

El comercio de prendas de segunda mano era generalizado en Londres y otras ciudades importantes a principios del siglo XVIII debido a su creciente demanda de la población más pobre.

Al igual que la era del Renacimiento, la ropa de segunda mano era una opción alternativa a las nuevas prendas que solo eran accesibles para las clases sociales más altas.

La ropa de segunda mano era muy demandada tanto por los pobres como por los ricos porque también ofrecía ms amplia variedad. Por lo tanto, la población general prefería la ropa de segunda mano durante la era de la revolución industrial.

Los comercios durante la revolución industrial no estaban regulados, pero varios antecedentes penales que rescatados proporcionan cuentas históricas útiles para estudiar el comercio minorista anterior a 1800.

Muchos vendedores de ropa de segunda mano usaban un esquema de integridad y honestidad con fines de lucro, cuando en realidad se involucraban en delitos y operaciones ilegales. Los concesionarios operaban negocios a pequeña escala de transacciones comerciales irregulares y no estructuradas.